Zen del cuello blanco

El Zen del Cuello blanco es un proyecto de Steven Heine, que se conoce principalmente por su investigación en religión japonesa medieval y sociedad. El proyecto trata con los principios del budismo del Zen con relación al lugar de trabajo contemporáneo y cuestiones de mando profesionales. El Zen del Cuello blanco demuestra cómo incorporar principios del Zen en la vida de la rutina diaria a fin de conseguir el éxito profesional.

Además del libro – Zen del Cuello blanco: Usando Principios del Zen para Vencer Obstáculos y Conseguir Su Objetivo (Oxford University Press, 2005) – el Zen del Cuello blanco es un proyecto de multi-faceted que incluye un curso único de Valores Culturales asiáticos en el Negocio patrocinado por el Centro del Espíritu emprendedor de Eugenio Pino en Florida universidad Internacional, así como talleres y conferencias sobre sabiduría asiática antigua y negocio moderno.

Los Valores Culturales asiáticos en el curso Comercial se enseñaron primero en la caída 2006. El 17 de noviembre de 2006 una conferencia se creyó titulada Desde el Este al Oeste y Oeste al Este. Incluyó cuatro paneles que hablaron cómo Asia ha influido en el modo que el Oeste hace el negocio y viceversa e incluyó tales temas como inversión asiática y cuestiones internacionales, mando en una perspectiva global, y valores culturales asiáticos y espíritu emprendedor. Los paneles presentaron presentaciones estudiantiles de los Valores Culturales asiáticos en el curso Comercial y varios otros altavoces. Entre ellos eran autores de negociaciones comerciales en Asia: Mark McNeilly (Sun Tzu y el Arte de Negocio: Seis Principios Estratégicos para gerentes), Bill Diffenderffer (El Líder de Samurai), y Kaihan Krippendorff (El Arte de Ventaja: 36 Estrategias de Agarrar la Ventaja competitiva).

Cómo decir a Buda de un zorro

En Asia, el Zorro mítico es el símbolo primario de cómo uno se puede hacer enredado en una red del malentendido. El Zorro, que aparece a su víctima involuntaria en la forma humana, representa el engaño y duplicidad que trae con ello la duda de sí mismo y frustra la búsqueda de aspiraciones. Es un símbolo de tendencias indeseables, como la persecución después de objetivos inaccesibles dejando partes importantes de la vida desatendida. Junto con Zorros que engañan, sin embargo, siempre hay Buddhas que están ansiosos de apoyar, no debido a lazos personales o lealtad, pero porque objetivamente evalúan los méritos y los deméritos de una situación. Tanto el Zorro como Buda a menudo se disfrazan y cada uno trata de pasar como otro con objetivos estratégicos. La distinción entre ellos es una habilidad valiosa. Como las decisiones están en juego, la Mente No móvil es un instrumento para separar la verdad o la autenticidad de ilusión o falsedad. La ilusión le da vulnerable a ansiedad y confusión e incapaz de reaccionar a situaciones críticas con claridad y lucidez.

Activación de la purificación de la elevación

El proceso de Elevation-Purification-Activation (EPA) cultiva cuatro niveles básicos del conocimiento humano: el sentimiento o emoción, hablando o comunicación, pensando o lógica, y sabiendo o conciencia intuitiva. Cuando uno es controlado por emociones, su acciones se hacen precipitadas y s/he probablemente dirá algo inadecuado. La llave debe elevar y purificar sentimientos de alguien de modo que se equilibren y objetivo.

En el logro del objetivo del Ermitaño, uno puede causar con eficacia el cambio constructivo. Las emociones domadas se transmutan en la fundación del entendimiento productivo. Tal entendimiento permite actuar con la creatividad sin esfuerzo alguno, espontánea del Guerrero.

El ermitaño y el guerrero

Heine describe cómo el Zen abraza dos diferentes y aparentemente contradictorio caminos aún armoniosos del comportamiento. El Camino del Ermitaño enseña la separación – la claridad mental que tiene que ver su situación desapasionadamente e imparcialmente, para percibir quien es un amigo y quien es un enemigo, para entender lo que es posible y lo que no es. El Camino del Guerrero enseña la capacidad de actuar sin vacilar y en el momento apropiado. Juntos, los caminos pueden preparar para encontrar los desafíos del mundo moderno de negocio.

Ambos caminos se pueden aplicar a asuntos contemporáneos. El Guerrero es siempre en marcha y es capaz de establecer una base de poder mientras pasajero. Los cambios y las transiciones no entran en conflicto, pero al final realzan las capacidades del Guerrero. El Ermitaño también está en un estado de la transición persistente. Un ermitaño gana la fuerza a través de la pasividad, estando apartado del conflicto, mirando cosas claramente y objetivamente, y restante evasivo hasta que sea absolutamente necesario reaccionar. Agresivamente persigue la pasividad moviéndose, no estándose quieto y buscando áreas y arenas donde la pasividad constructiva se puede mejor aplicar.

El Guerrero es dinámico, asertivo y adoptando una actitud. Un Ermitaño también es dinámico de su propio modo por activamente no adoptando una actitud. En la integración de los enfoques del Ermitaño y el Guerrero, la formación del Zen proporciona un nuevo paradigma oportuno a estar clara en pensamientos y disciplinada en acciones para establecer relaciones interpersonales armoniosas y alcanzar objetivos mutuamente beneficiosos.

Encuentro contra confrontación

Un objetivo clave es transformar conflictos disfuncionales (o Confrontaciones) abundante con antagonismo y confusión en negociaciones creativas (o Encuentros) caracterizado por objetivos compartidos y cooperación. En una Confrontación, las palabras no alivian relaciones tensas o tienen un impacto de reformación, pero hacen que la inflexibilidad básica de la estructura se apriete. Es caracterizado por el personal va y adelantar, división, amenazas y demandas. Causa un desafío directo basado en la alternancia de actitudes agresivas y pasivas que conducen para entrar en conflicto y discordia.

Una Confrontación compone la inutilidad y lleva al malentendido adicional, mientras que un Encuentro es una forma productiva de la negociación con resultados mutuamente beneficiosos. A través de negociaciones, acuerdos y trabajo en equipo en curso, uno puede usar métodos indirectos de alcanzar objetivos creando situaciones que facilitan la cooperación. Ambos enfoques implican una especie de reunión pero el antiguo, siendo la una dimensión en la actitud, no puede movilizar factores múltiples del compromiso constructivo.

Los cuatro pasos

Los Cuatro Pasos son un medio de autodisciplina en vías de desarrollo y autocontrol para vencer obstáculos en el lugar de trabajo y conseguir el éxito en el mundo profesional a través de un Encuentro. Cultivando la Mente No móvil y aplicando los métodos hablados en el Zen del Cuello blanco, uno es capaz de tratar con desafíos profesionales:

El paso 1: Reconozca una Crisis en Estructura

Reconozca una crisis en la estructura del trabajo ambiente organizativo y trabajo a través de canales investigando las raíces del problema, pero sin sacar conclusiones precipitadas en culpar a otros o en restante no asertivo.

El paso 2: Use Palabras Creativamente

Hable creativamente para cambiar percepciones y receptividad en cuanto a un problema en la estructura organizativa consiguiendo el mensaje de alguien a través con eficacia. Uno persuade no debido al interés propio, pero basado en la entrega genuina a ideales y objetivos.

El paso 3: Silencio como un Instrumento para Planificación Estratégica

Muévase más allá de la confianza en palabras sabiendo cuando abstenerse de hablar si la comunicación verbal falta, y deje a acontecimientos tomar un curso natural a través de la espera con paciencia aún sin hacerse demasiado pasivo.

El paso 4: Entre en el Reino de Antiestructura

Cuando ambas palabras y sin palabras fallan, se requiere una forma más inventiva del Zen del Cuello blanco, que se encuentra en el cuarto paso, el camino de la antiestructura. El despertamiento de la Mente No móvil le autoriza a la transición las líneas invisibles de la jerarquía y división. Agarre el momento para un valiente, rompa las reglas expresión antiestructural que está basada en integridad y responsabilidad. El recorte a través de la estructura implica tomar riesgos, pero puede ser apropiado y conducente a interacción progresiva y crecimiento. Hay tiempos cuando las actitudes o el comportamiento de maestros del Zen son imprevisibles y hasta escandalosos en el interrogatorio de la autoridad que es arbitraria y por lo tanto opresiva. Un refrán famoso es, "Si ve a Buda en el camino, mata a Buda." Este enfoque abandona cualquier accesorio de seguridad y seguridad y toma el salto del maestro del Zen de un polo de 100 pies.

Enlaces externos



Buscar